Informe sobre Cerro Hamaca, Neuquén

Evaluación de las consecuencias de la dispersión de radionucleidos asociada al atascamiento de fuentes selladas en el Yacimiento Cerro Hamaca

Con motivo del atascamiento de una herramienta portante de fuentes radiactivas selladas, propiedad de la Empresa Halliburton, ocurrido el 24 de mayo de 2014 en una perforación de un pozo petrolífero del Yacimiento Cerro Hamaca, se evaluó mediante escenarios conservativos, las dosis en miembros del público, que pudieran asociarse con la eventual dispersión del material contenido en la fuente radiactiva por pérdida de su estanqueidad y sus consecuencias radiológicas.

El atascamiento se produjo a una profundidad aproximada de 578 m y las fuentes involucradas son: 3 fuentes de cesio 137 y 1 fuente de californio 252.

Aunque en la realidad las fuentes se encuentran protegidas y selladas a 250 m por debajo del acuífero, para esta evaluación se asume que el acuífero de consumo humano está en contacto directo con las fuentes a aproximadamente 580 m de profundidad y también se supone el deterioro total de las fuentes y el consecuente pasaje del contenido radiactivo al acuífero, al cabo de un año.

En base al escenario conservativo planteado, los cálculos realizados arrojaron valores de dosis muy por debajo del valor establecido por la normativa vigente para miembros del público; los mismos son indistinguibles del fondo natural de radiación y las concentraciones obtenidas de cesio 137 y californio 252 resultaron inferiores a los valores recomendados por la Organización Mundial de la Salud para agua de consumo humano.

Ante la imposibilidad de recuperar la herramienta y basándose en los resultados obtenidos, se procedió a autorizar la inmovilización y el sellado de la zona cubriéndola con un tapón de cemento de 61 m de espesor.

Cabe destacar que la empresa Halliburton Argentina S.R.L. tiene una licencia de operación otorgada de la ARN Nº 16889/11/4, actualmente vigente, que la habilita a utilizar radiaciones ionizantes para el perfilaje de pozos petroleros y que el control de los aspectos radiológicos asociados a esta práctica, la manipulación de las fuentes radiactivas, y el monitoreo del lodo y herramientas extraídos, estuvo a cargo de personal con formación adecuada en protección radiológica y con Permisos Individuales vigentes, otorgados por la ARN, para el uso de fuentes selladas.

Por otra parte, los protocolos aplicados en Cerro Hamaca, son consistentes con las prácticas internacionalmente recomendadas para casos similares y que según documentación publicada por el Organismo Internacional de Energía Atómica, hay aproximadamente 9000 fuentes radiactivas destinadas a perfilaje de pozos de petróleo en el mundo y cientos de ellas han resultado atascadas y posteriormente cementadas en profundidad para proceder a una disposición final segura en el sitio.

Ver informe técnico completo de la evaluación realizada.