Protección y Seguridad Física

El objetivo de la ARN en materia de protección física es prevenir con un grado razonable de certeza el robo, hurto, sustracción o dispersión indebida del material protegido, o bien, el sabotaje o intrusión de personas ajenas en una instalación, donde en razón de su inventario radiactivo, sea posible generar en ella accidentes con consecuencias radiológicas severas. En este sentido la ARN tiene la responsabilidad de exigir un sistema completo de protección física para las instalaciones y materiales nucleares, y un sistema completo de seguridad física para las instalaciones radiactivas y fuentes selladas estableciendo los requerimientos regulatorios a ser observados.

La protección y seguridad física se han convertido en motivo de interés y cooperación internacional. En particular, la “Convención sobre la protección física de los materiales nucleares”, referida al transporte internacional de estos materiales, fue abierta a la firma el 3 de marzo de 1980 en las sedes del OIEA, en Viena, y de las Naciones Unidas, en Nueva York; la República Argentina la aprobó mediante la Ley Nº 23.620.

La ARN desarrolla diversas actividades vinculadas a la evaluación, aplicación, fiscalización y control del Diseño de los Sistemas de Protección y Seguridad Física en el marco regulatorio vigente a partir de las normas AR 10.13.1. “Protección Física de Materiales e Instalaciones Nucleares” y AR 10.13.2. "Seguridad Física de Fuentes Selladas".